¿Qué son las minutas argentinas?

Para los clientes habituales de restaurantes, así como para los turistas que recorren las calles de las diferentes ciudades de Argentina, la carta deberá contener, casi con seguridad, una buena lista de minutas argentinas.

No existe una definición taxativa de los platos que deben ser considerados minutas, pero sí existe una característica común que las define. Son platos integrados por las comidas argentinas más sencillas y más populares. La base principal de estos platos, que conforman las minutas argentinas, son la carne y las pastas, pero seríamos mezquinos si agotamos la lista sólo en ellas.

Las minutas argentinas permiten al comensal hacer toda una serie de combinaciones a la hora de pedirle al mozo nuestro plato. Allí podemos combinar diferentes ofertas del ingrediente principal, bifes, milanesas, etc. con distintas variedades de guarniciones. Lo mismo ocurre con las pastas, donde el elemento distintivo serán los diferentes tipos de salsas.

La reina de las minutas argentinas

Si existe un plato que puede exhibir orgullos el título de ser el más solicitado por quienes se sientan en un restaurante a comer una minuta argentina, ese es el clásico milanesas con papas fritas.

Así es, la milanesa con papas fritas se lleva el premio a la popularidad. Puede variar el tipo de milanesa, milanesas de carne de vaca, de pollo y hasta de soja, para aquellos que hacen un culto de la cocina vegetariana. Las papas fritas, gruesas y crocantes son las compañeras ideales en esta minuta.

Para aquellos que quieren darle un giro de sabor a este plato, un clásico de las minutas argentinas, existe la opción de pedir la milanesa a la napolitana. La típica milanesa de carne, condimentada con salsa de tomate arriba, una lonja de jamón cocido y una rodaja de queso fresco, un toque de horno y ya está.

Algunos comensales no quieren hacer abuso de tantos ingredientes fritos en sus platos, para ellos, las minutas argentinas ofrecen la opción de cambiar la guarnición de papas fritas por una ensalada mixta o un puré de papas.

Las pastas en las minutas argentinas

Las pastas, herencia de nuestros abuelos gringos, son una parte esencial de las minutas argentinas. No encontraremos aquí platos de excesiva elaboración, por el contrario, la carta de minutas nos ofrecerá las cuatro pastas básicas: tallarines, ñoquis, ravioles y canelones.

Estas cuatro variedades de pastas podrán ser combinadas con salas simples y muy populares en la cocina argentina, salsa filetto, salsa bolognesa, pesto, o una combinación de salsa de tomates y crema. Estas combinaciones de pastas y salsas son la base que intenta conformar la mayoría de los paladares.

Por supuesto que cada plato de pastas, vendrá acompañado de una tacita de queso rallado para darle más sabor y cuerpo a nuestra minuta.

Otros clásicos de las minutas argentinas

Ya hemos señalado que la lista de platos de la cocina argentina que pueden considerarse minutas podría llegar a ser interminable, basta con que se caracterice por su sencillez. Pero existen ciertas comidas, algunas de ellas podríamos considerarlas genuinos bocadillos argentinos, que son infaltables en la carta de los restaurantes que ofrecen minutas.

Una de las más populares es la costeleta asada a la plancha. Este plato pude servirse con puré, con ensalada o bien, papas fritas. Una versión más sustanciosa es la famosa “costeleta a caballos” que consiste en servirla con uno o dos huevos fritos arriba ¡el placer de untar el pancito en la yema del huevo es incomparable! Otra versión de este plato es el famoso bife de chorizo o entrecot, un corte que consiste en deshuesar la costeleta pero más grueso y, generalmente, es asado a la parrilla.

La tortilla de papas es otro plato de las minutas argentinas, pero con una particularidad, puede servirse como ingrediente principal, acompañado por una ensalada mixta o ser la guarnición de alguna milanesa, costeleta o suprema de pollo. La tortilla de papas, que adoptamos de nuestras raíces españolas puede ser elaborada con cebolla o la tradicional tortilla española, que en Argentina hemos aprendido a reemplazarle el chorizo colorado por el salame.

En invierno, algunos restaurantes elijen tener una atención con sus clientes y previo al plato de minuta que hayamos pedidos, el mozo llegará a nuestra mesa con un humeante plato de sopa que servirá para calentar nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

Las minutas argentinas han conquistado el gusto de los argentinos con el simple argumento de emular la comida casera. Sentarse en un restaurante a comer una minuta es como estar en la cocina de casa con un platito bien calentito de nuestras comidas más tradicionales, porque en eso del culto que los argentinos hacemos de cada acto de nuestras vidas, no faltará la frase que diga “yo como en ese restaurante porque cocinan igual que mi vieja”